También con motivo de las presidenciales americanas realicé este trabajo para la portada del día siguiente a las elecciones. Queríamos una portada diferente, sin una fotografía del día, y habría muchas y buenas. Esta vez el juego no fue con el papel, como en el gráfico publicado unos días antes, si no con la bandera del país. Entiendo que una infografía que ocupa media portada debe tener un carácter ilustrativo, una imagen que atraiga la atención del lector, pero no me gusta nada añadir imágenes innecesarias para la información. En este sentido, creo que conseguí transformar los datos de las votaciones en la bandera de los EE.UU. sin traicionar la información